No es fácil decir Sí, me quiero

No es fácil decir Sí, me quiero.

Lo sé.

A mí me ha costado mucho decirlo en voz alta sin que se me trabe en la garganta. También he notado al hablar con otras personas como carraspean, miran a otro lado o simplemente le cambian el nombre “me caso conmigo” “si me quiero…” “lo de las bodas”

Elegir este nombre para la web no ha sido la mejor decisión desde el punto de vista del marketing ¿quién en su sano juicio elegiria un nombre para su marca que nadie quiere pronunciar?

Pues YO.

jajajaja

Aquí me tienen poniendo Sí, me quiero a todo mi alrededor: la marca, camisetas, libros, barajas, talleres, alianzas. La frase ANTI-ventas por excelencia.

¿Qué pasa conmigo? ¿Es que no quiero vender? ¿He creado este espacio para que la gente salga corriendo? ¿Es una tapadera?

No a todo.

He elegido la frase conscientemente. Ha sido fruto de un trabajo personal, profundo y transformador. He atravesado mis propias sombras y he buceado en mis carraspeos hasta que he sido capaz de gritar fuerte Sí, me quiero.

Como creo profundamente en el poder de las palabras decidí utilizar el mantra como marca de esta aventura empresarial.

Sí, me quiero

Tres palabras, un signo de puntuación y un signo ortográfico en una frase en la que hasta el más mínimo detalle tiene importancia . Sería más sencillo decir:

  • “si me quiero” sin tilde y sin coma.
  • “me quiero si….”  puntos suspensivos condicionando mi amor,
  • “¿me quiero?”  la GRAN pregunta que puede quedar sin respuesta indefinidamente.
  • “Quiérete” imperativo que aleja del amor.

Pero no, elegí el triple salto mortal de las frases porque creo firmemente que las palabras sanan, que si las repites un poquito cada día al final se convierten en realidad. Que si las llevas puestas sobre tu cuerpo algo cambia, que si la gente lo lee aunque sea en voz baja algo se transforma en su cuerpo.

Creo que la frase Sí, me quiero es una afirmación rotunda que lanza miles de preguntas e incomoda.

Esta frase cuestiona, me cuestiona a mí y cuestiona a todo el que la lee. Y vale que cuestionar no está en el TOP ten de las técnicas de venta pero es que yo este proyecto lo emprendo para transformarme, crecerr, quererme cada día más y que haciendo efecto mariposa modifique un poquito el mundo que me rodea. Nace con la intención de que todas tengamos vidas mejores, más felices, tengamos más amor, más para darnos y dar a los demás. Para ganar dinero también, es cierto, pero ya ven que no he elegido el camino fácil.

Una declaración de intenciones en forma de camiseta.

Decir Sí, me quiero es solo para valientes y llevarlo en la camiseta a la vista de todo el mundo ya ni te cuento!! jajaja

y tú ¿cómo te sientes diciendo Sí, me quiero? ¿te sale fácil? ¿Puedes gritarlo a los cuatro vientos?

 

Un beso,

May

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.